lunes, 16 de enero de 2017

UCDM. Libro de Ejercicios. Lección 16

LECCIÓN 16

No tengo pensamientos neutros.

1. La idea de hoy es uno de los pasos iniciales en el proceso de desvanecer la creencia de que tus pensamientos no tienen ningún efecto. 2Todo lo que ves es el resultado de tus pensamientos. 3En esto no hay excepciones. 4Los pensamientos no son ni grandes ni pequeños, ni poderosos ni débiles. 5Son simplemente verdaderos o falsos. 6Aquellos que son verdaderos crean a su semejanza. 7Aquellos que son falsos fabrican a la suya.

2. No hay concepto más auto-contradictorio que el de "pensa­mientos fútiles" 2Difícilmente se puede calificar de fútil a lo que da origen a la percepción de todo un mundo. 3Cada pensamiento que tienes contribuye a la verdad o a la ilusión: o bien extiende la verdad o bien multiplica las ilusiones. 4Ciertamente puedes multiplicar lo que no es nada, pero no por ello lo estarás extendiendo.

3. Además de reconocer que los pensamientos no son nunca fútiles, la salvación requiere que también reconozcas que cada pensamiento que tienes acarrea paz o guerra, amor o miedo. 2Un resultado neutral es imposible porque es imposible que haya pensamientos neutros. 3Hay tal tentación de descartar los pensamientos atemorizantes por considerárseles irrelevantes, triviales e inmerecedores de que uno se ocupe de ellos, que es esencial que los reconozcas a todos como igualmente destructivos, aunque también como igualmente irreales. 4Practicaremos con esta idea de muchas formas antes de que realmente la llegues a entender.

4. Al aplicar la idea de hoy, escudriña tu mente con los ojos cerrados durante un minuto más o menos, esforzándote al máximo por no pasar por alto ningún pensamiento "insignificante" que tienda a eludir tu búsqueda. 2Esto te resultará bastante difícil hasta que te acostumbres a ello. 3Descubrirás que todavía te resulta difícil no hacer distinciones artificiales. 4Cualquier pensamiento que se te ocurra, independientemente de las cualidades que le asignes, es un sujeto adecuado para aplicarle la idea de hoy.

5. Durante las sesiones de práctica, repite primero la idea para tus adentros, y luego, a medida que cada pensamiento cruce tu mente, manténlo en tu conciencia mientras te dices a ti mismo:

2Este pensamiento acerca de _____ no es un pensamiento neutro.
3Ese pensamiento acerca de _____ no es un pensamiento neutro.

4Como de costumbre, usa la idea de hoy cada vez que notes algún pensamiento en particular que te produzca desasosiego. 5Sugeri­mos a este fin la siguiente variación de la idea:

6Este pensamiento acerca de _____ no es un pensamiento neutro porque no tengo pensamientos neutros.

Se recomiendan cuatro o cinco sesiones de práctica en caso de que te resulten relativamente fáciles. De experimentar tensión, tres serán suficientes. 3La duración del ejercicio debe reducirse asimismo si experimentas cualquier sensación de incomodidad.

¿Qué me enseña esta lección?

En efecto, no hay pensamientos neutros. Existen pensamientos verdaderos, es decir aquellos que están alimentados por el Amor, por la Unidad, y pensamientos falsos, que son aquellos que están basados en la separación, el miedo y el sentimiento de culpa.

Cuando el pensamiento está orientado hacia el mundo material y basa su nivel de creencias en el fruto de su percepción, entonces es un pensamiento falso, que tiene la capacidad de fabricar y proyectar imágenes ilusorias que dan lugar a un mundo irreal y perecedero.

Es de suma importancia entender las enseñanzas de esta Lección, puesto que nos confirma el inmenso poder que tiene nuestra mente. Digamos que esta Lección justifica en gran medida el hecho de que UCDM dedique uno de sus textos a la práctica de ejercicios para favorecer el entrenamiento de la mente, me estoy refiriendo al Libro de Ejercicios que estamos desarrollando en estas entregas.


Todo pensamiento es una manifestación de energía, la cual se puede expresar, extendiéndose y creando, caso de los pensamientos basados en el amor, o bien, puede expresarse, proyectándose, multiplicándose y fabricando, caso de los pensamientos basados en el miedo. ¿Te estás preguntando cómo reconocer cuándo nuestros pensamientos responden a uno u otro?


"Por sus obras los conoceréis", nos enseñó el Maestro Jesús, es decir, si somos incapaces de reconocer la causa de esa esencia internamente, lo podemos hacer desde los efectos, a través de la experimentación. Cuando nuestros pensamientos son de amor, siempre tienen resultados unificadores y entramos en un estado de paz y felicidad. Cuando nuestros pensamientos son de miedo, siempre tienen resultados divisorios y entramos en un estado de defensa y de ataque.

Ningún pensamiento es neutro. Nacen como una semilla, que en muchas ocasiones nos pasa inadvertido, y cuando es regado por nuestro potencial emocional, por nuestros sentimientos, adquiere una tonalidad (amor o miedo) que se convierte en una imagen que nuestra mente es capaz de identificar. Alcanzado ese nivel, estamos a tan solo un paso de materializar lo que nuestra imaginación nos proyecta, es cuando hacemos realidad el pensamiento. 

Ejemplo-Guía: "El comportamiento de nuestro hijo nos desespera"

Lo más inmediato, reconocer que estamos vivificando una experiencia juzgada como conflictiva, por lo tanto, con claros tintes divisorios. Cada uno de los implicados en la relación está dando muestras con su comportamiento y modo de interpretar la experiencia, que su mente y pensamientos son falsos.

Debemos proponernos como práctica habitual, observar la dirección de nuestros pensamientos. En este caso, ya lo hemos hecho y ello nos permite elegir entre seguir proyectándolos al exterior y dando lugar a la experiencia de la separación y del miedo o por el contrario, elegimos, ver al otro como una unidad y extendemos nuestro amor hacia él, viéndolo libre de toda culpa.

Podemos pensar, que lo que acabamos de decir es muy difícil de aplicar y que ciertas experiencias alcanzan un nivel y un grado de dolor que no favorece esa visión, es más, este argumento nos sirve para justificar que hay que tomar una decisión drástica y dejar claro quién tiene la razón. ¿Os resuena?

Un Curso de Milagros nos enseña que no hay grado de dificultad en los milagros, al igual que no hay grados de complejidad en nuestros pensamientos. Es una Lección tan sencilla que por su sencillez tenemos dificultades para aplicarla. 

Permitirme una licencia: "Amar o no amar, esa es la cuestión" o lo que es lo mismo: "Ser o no ser". Si amamos no existe el miedo y nuestros ojos ven inocencia. Si no amamos, tenemos miedo y nuestros ojos ven ataque y miedo.

¡Nos toca elegir! No importa errar. Se corrige y lo intentamos de nuevo. Cada presente es una nueva oportunidad para hacerlo y somos Eternos.  

Reflexión: ¿Cuál crees que es la diferencia entre "multiplicar" y "extender"?

2 comentarios: