sábado, 14 de enero de 2017

UCDM. Libro de Ejercicios. Lección 14

LECCIÓN 14

Dios no creó un mundo sin significado.

1. La idea de hoy es obviamente la razón de que sea imposible que haya un mundo que no tenga significado. 2Lo que Dios no creó no existe. 3todo lo que existe, existe tal como Él lo creó. 4El mundo que ves no tiene nada que ver con la realidad. 5Es tu propia obra, y no existe.

2. Los ejercicios de hoy deben practicarse con los ojos cerrados todo el tiempo. 2El período de búsqueda mental debe ser corto, a lo sumo un minuto. 3No lleves a cabo más de tres sesiones de práctica con la idea de hoy a menos que te sientas a gusto haciéndolas  4De ser así, es porque realmente entiendes su propósito.

3. La idea de hoy es un paso más en el proceso de aprender a abandonar los pensamientos que le has adscrito al mundo, y a ver en su lugar la Palabra de Dios. 2Los pasos iniciales de este intercambio, al que verdaderamente se le puede llamar salvación, pueden ser bastante difíciles e incluso dolorosos. 3Algunos de ellos te conducirán directamente al miedo. 4Mas no se te dejará ahí. 5Irás mucho más allá de él, 6pues es hacia la paz y seguridad perfectas adonde nos encaminamos.

4. Piensa, mientras mantienes los ojos cerrados, en todos los horrores del mundo que te vengan a la mente. 2Nombra cada uno de ellos a medida que se te ocurra, e inmediatamente niega su realidad. 3Dios no lo creó, y, por lo tanto, no es real. 4Di, por ejemplo:

5Dios no creó esa guerra, por lo tanto, no es real.
6Dios no creó ese accidente de aviación, por lo tanto, no es real.
7Dios no creó [especifica el desastre], por lo tanto, no es real.

5. Entre los temas adecuados para la aplicación de la idea de hoy se puede incluir, asimismo, todo aquello que temas te pueda ocurrir ti, o a cualquier persona por la que estés preocupado. 2Nom­bra en cada caso el "desastre" en cuestión muy concretamente. 3No uses términos abstractos. 4Por ejemplo, no digas: "Dios no creó las enfermedades”, sino "Dios no creó el cáncer'; o los ataques cardíacos, o lo que sea que te cause temor.

6. Eso que estás contemplando es tu repertorio personal de horrores2Esas cosas son parte del mundo que ves. 3Algunas de ellas son ilusiones que compartes con los demás, y otras son parte de tu infierno personal. 4Eso no importa. 5Lo que Dios no creó sólo puede estar en tu propia mente, separada de la Suya. 6Por lo tanto, no tiene significado. 7En reconocimiento de este hecho, concluye las sesiones de práctica repitiendo la idea de hoy:

8Dios no creó un mundo sin significado.

7. Por supuesto, la idea de hoy puede aplicarse, aparte de las sesiones de práctica, a cualquier cosa que te perturbe a lo largo del día. 2Sé muy específico al aplicarla. 3Di:

4Dios no creó un mundo sin significado.
5No creó [especifica la situación que te esté perturbando], por lo tanto, no es real.

¿Qué me enseña esta lección?

Ante las experiencias que percibimos, inevitablemente, emitimos un juicio acompañado de una emoción. Ante un accidente, nuestra mente “separada”, nos lleva a disociarnos de lo vivido, interpretando que no va con nosotros, si lo ocurrido es a otro. Ahora bien, si el accidente nos afecta directamente, entonces el juicio de valor que hacemos y la emoción despertada nos llevará al sufrimiento. Ambas experiencias son las mismas y sin embargo, dependiendo de donde tengamos nuestro “tesoro” así lo viviremos de un modo u otro.

Si nuestra consciencia es sensible al sentimiento de compasión, entonces, ese accidente que sufre el otro, puede despertar emociones solidarias y hacemos el sufrimiento nuestro. Pensamos que ese tipo de emoción nos acerca al amor.

Sin embargo, ambas respuestas están fundamentadas en una percepción errónea de nuestra verdadera identidad. Esa percepción basada en la creencia del ego, de separación, de que todo lo que nos ocurre es fruto de la casualidad y de que no existe una relación causa y efecto, se convierte en una negación de nuestra verdadera esencia divina.

Dios es perfecto y no cree en el sufrimiento. Nosotros somos sus Hijos en quien tiene su complacencia y también somos perfectos. Dios no ha creado el mundo que el ego percibe, por lo que todo lo que el ego percibe no tiene significado para Dios, luego, tampoco debe tenerlo para nosotros.

El ego cree en todo cuanto le ocurre porque lo ha fabricado él. Pero el ego no es una creación de Dios, es temporal y por lo tanto es irreal.

No necesitamos las guerras, el hambre, la enfermedad, el dolor y el sufrimiento. Todos estos hechos son fruto de la mente errada y de la percepción errónea basada en la separación del Ser. Si creemos en la guerra estaremos permitiendo su manifestación. Si creemos en la enfermedad estaremos adorando al dios de la enfermedad. Son vías de sufrimiento para el ego y, sin embargo, adora a los ídolos que la mantienen en su mente.

Ejemplo-Guía: ¿Por qué Dios no evita mis desgracias?

Me pregunto si sería casualidad que ayer mismo tuviese la oportunidad de ver la película titulada "Como Dios", protagonizada por Jim Carrey y Morgan Freeman. La cito, porque su guión nos lleva a pensar sobre la enseñanza recogida en esta Lección. Si no la habéis visto, os la recomiendo. ¡Ah!, es evidente que no fue por casualidad, sino por causalidad.

¿Quién no ha pensado en alguna ocasión que Dios es el único culpable de lo que nos pasa? Si lo que experimentamos es dramático, siempre existe ese pensamiento condenatorio, que trata de convencernos de que lo que nos ha ocurrido es como consecuencia de nuestras malas acciones. El poder que ejerce la culpa sobre nuestro inconsciente es tan fuerte que nos lleva a pensar en ideas demenciales. 

Por otro lado, siempre buscamos la alianza con Dios, en un intento de ganar su Gracia, y así recibir su ayuda providencial para que logremos todos nuestros deseos. Podríamos decir, que le pedimos un "tráfico de influencia" para hacer realidad nuestros propósitos. Cuando las circunstancias vividas no nos lleva a gozar de esa "prestación", nos limitamos  a emitir juicios, como los que realiza el protagonista de la película referida, que nos lleva a negar la existencia del Creador.

Dios no puede evitar nuestras desgracias, por una sencilla razón, Él no ve nuestras desgracias, pues no cree en el juicio que nos lleva a considerar lo que nosotros llamamos desgracias. Dios no ha creado el mundo que nosotros sí vemos, y lo vemos, porque es nuestra fabricación y creemos en él. Dios es perfecto y sus creaciones lo son también.

Tú y yo, somos sus Hijos y gozamos de esa perfección cuando nuestra mente es Una con Él. Todas las creaciones realizadas por el Hijo de Dios separadas de la Fuente del Padre, no son creaciones, sino proyecciones y dan lugar a un mundo ilusorio e irreal, donde ya no imperan las Leyes de Dios, ni su Poder Creador, el Amor, sino que impera las leyes del ego, y el poder del miedo.

Te propongo una cuestión: ¿Qué crees que es más real una piedra, a la cual puedes tocar y percibir, o un pensamiento?

Te propongo un ejercicio, que tal vez nos pueda ayudar a encontrar la respuesta a esa cuestión.

Tienes a tu disposición una caja llena de fichas, semejantes a las fichas de los legos, con la cual puedes diseñar cualquier forma que te propongas. Para hacerlo fácil el ejercicio, te propongo que hagas una figura cuadrada.
Bien, cuando la tengas hecha, habrás terminado el ejercicio y podrás percibir el resultado de tu trabajo. Estás satisfecho con él, pues es la réplica exacta de lo que tu mente te ha enseñado que es un cuadrado. Llegado este punto, dirías que es tu realidad más tangible.

Pero ¿qué pasaría, si esa figura se destruye? De hecho, puede ocurrir, la piedra más resistente, también es posible destruirla. Para poder construirla de nuevo, necesitarías recurrir nuevamente a tu mente, pues en ese nivel, aún permanece. Por lo tanto, podríamos concluir, que el pensamiento es más real que la estructura edificada y que cualquier piedra por muy dura que esta sea.

Si Dios, que es Perfecto, hubiese creado un mundo imperfecto, dejaría de ser perfecto. Por otro lado, si Dios, que es Perfecto, hubiese creado un mundo erróneo, lo único que tendría que hacer es corregirlo. Pero esto no pasa, debido a la razón ya expuesta, no es su creación y además, ¿cómo corregir algo que no es real, que no existe en la mente del que lo ha creado?

La mejor petición que podemos elevar a Dios es que nos ilumine para poder recordar la verdad, de la cual nos hemos olvidado.Es necesario de que esa petición emane de nuestra voluntad, pues Él no puede influir en nuestro libre albedrío. En verdad, lo único que Dios aguarda es que pongamos nuestra voluntad a su servicio. Su Infinita Gracia está aguardando ese instante en el que nos entregamos a Su Voluntad. En nuestro olvido, hemos dejado de creer en que somos seres de luz, libres de toda limitación, sanos, perfectos y abundantes.

Reflexión: ¿Cuál crees que es el significado de la creación de Dios?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada