domingo, 26 de marzo de 2017

UCDM. Libro de Ejercicios. Lección 85

LECCIÓN 85

El repaso de hoy abarcará las siguientes ideas:

1. (69) Mis resentimientos ocultan la luz del mundo en mí.

2Mis resentimientos me muestran lo que no está ahí y me ocultan lo que quiero ver. 3Habiendo reconocido esto, ¿para qué los quiero? 4Mis resentimientos me mantienen en la oscuridad y ocultan la luz. 5Los resentimientos y la luz no pueden coexistir, pero la luz y la visión tienen que unirse para que yo pueda ver. 6para poder ver tengo que desprenderme de mis resentimientos. 7Quiero ver, y ése será el medio por el que lo lograré.

2. Las aplicaciones concretas de esta idea podrían hacerse de la si­guiente manera:

2No permitas que haga de esto un obstáculo a la visión.
3La luz del mundo desvanecerá todo esto con su res­plandor.
4No tengo necesidad de esto.
5Lo que quiero es ver.

3. (70) Mi salvación procede de mí.

2Hoy reconoceré dónde está mi salvación. 3Está en mí porque ahí es donde está su Fuente. 4No ha abandonado su Fuente, por lo tanto, no pudo haber abandonado mi mente. 5Dejaré de buscarla fuera de mí mismo. 6No es algo que se encuentre afuera y luego tenga que traerse adentro. 7Se extenderá desde dentro de mí, y todo aquello que vea no hará sino reflejar la luz que brilla en mí y en sí mismo.

4. Las siguientes variaciones de la idea son apropiadas para las aplicaciones más concretas:

2No dejaré que esto me tiente a buscar mi salvación fuera de mí mismo.
3No permitiré que esto interfiera en la conciencia que tengo de la Fuente de mi salvación. 
4Esto no puede privarme de la salvación.


¿Qué me enseñan estas afirmaciones?

Mis resentimientos ocultan la luz del mundo en mí.
  • Donde no hay amor, no hay luz. Pues la luz es comprensión y conocimiento. El verdadero conocimiento nos permite saber quiénes somos; nos permite ver la realidad de las cosas. Cuando en mi corazón se alberga el resentir…, lo percibo como una tupida capa que me impide ver la luz y me mantiene sumido en las tinieblas.
  • ¿Acaso eres feliz cuando sientes resentimientos?
    ¿Acaso eres capaz de ver con nitidez cuando sientes rencor?
    ¿Acaso te sientes en paz cuando eliges el conflicto?

Mi salvación procede de mí.
  • Permanecer en la oscuridad, en las tinieblas, depende de mí. Es verdad, que cuando me siento perdido, sumido en la tristeza, albergando sentimientos de odio, de rencor, de furia, de venganza, de miedo, de escasez, de pérdida, me siento sin fuerzas para poner fin a esa situación. Entonces busco en el exterior, al terapeuta que sane mis heridas. Sin embargo, ese encuentro solo es posible cuando realmente busco la luz. Tenemos que tomar consciencia de que esa luz está en nuestro interior y es la vía que nos permitirá alcanzar la salvación. No hay nada externo a mí. Todo está en mi mente. Es mi mente la que me condena y es, igualmente, mi mente la que me libera y me salva. 
  • ¿Acaso crees que alguien desde el exterior te puede hacer daño?
    ¿Acaso crees que alguien desde el exterior te puede condenar?
    ¿Acaso crees que alguien desde el exterior te puede salvar?

No hay comentarios:

Publicar un comentario