jueves, 23 de febrero de 2017

UCDM. Libro de Ejercicios. Lección 54

LECCIÓN 54

El repaso de hoy abarca las siguientes ideas:
  
1. (16) No tengo pensamientos neutros.

2Tener pensamientos neutros es imposible porque todos los pen­samientos tienen poder. 3O bien dan lugar a un mundo falso o bien me conducen al mundo real. 4Pero es imposible que no ten­gan efectos. 5Del mismo modo en que el mundo que veo procede de mis errores de pensamiento, así también el mundo real se alzará ante mis ojos cuando permita que mis errores sean corregi­dos. 6Mis pensamientos no pueden ser simultáneamente verdade­ros y falsos. 7Tienen que ser lo uno o lo otro. 8Lo que veo me muestra si son verdaderos o falsos.

2. (17) No veo cosas neutras.

2Lo que veo da testimonio de lo que pienso. 3Si no pensase no existiría, ya que la vida es pensamiento. 4Permítaseme mirar al mundo que veo como la representación de mi propio estado de ánimo. 5Sé que éste puede cambiar. 6sé asimismo que el mundo que veo puede cambiar también.

3. (18) No soy el único que experimenta los efectos de mi manera de ver.

2Si no tengo pensamientos privados, no puedo ver un mundo pri­vado. 3Incluso la descabellada idea de la separación tuvo que compartirse antes de que se pudiese convertir en la base del mundo que veo. 4Sin embargo, cuando se compartió esa idea no se compartió nada. 5Puedo invocar también mis pensamientos reales, los cuales comparto con todo el mundo. 6Así como mis pensamientos de separación invocan pensamientos de separación en otros, mis pensamientos reales despiertan en ellos sus pensa­mientos reales. 7Y el mundo que mis pensamientos reales me muestran alboreará en su visión así como en la mía.

4. (19) No soy el único que experimenta los efectos de mis pensa­mientos.

2No soy el único en nada. 3Todo lo que pienso, digo o hago es una enseñanza para todo el universo. 4Un Hijo de Dios no puede pen­sar, hablar o actuar en vano. 5No puede ser el único en nada. 6Tengo, por lo tanto, el poder de cambiar a todas las mentes junto con la mía porque mío es el poder de Dios.

5. (20) Estoy decidido a ver.

2Puesto que reconozco que la naturaleza de mis pensamientos es que los comparto con todo lo que existe, estoy decidido a ver. 3Veré los testigos que me muestran que la manera de pensar del mundo ha cambiado. 4Veré la prueba de que lo que se ha obrado por mediación mía ha permitido que el amor reemplace al miedo, la risa a las lágrimas y la abundancia a las pérdidas. 5Quiero contemplar el mundo real, y dejar que me enseñe que mi voluntad y la Voluntad de Dios son una.

¿Qué me enseñan estas afirmaciones?

Os dejo una batería de preguntas, a título de ejemplo, que nos pueden ayudar a reflexionar sobre cada uno de los apartados.

No tengo pensamientos neutros.
  • ¿Estás seguro de que lo que te muestra tus pensamientos es real? Estás seguro de que lo que te muestra tus pensamientos no es una ilusión? ¿Eres consciente de que tu mente está emanando permanentemente pensamientos? ¿Recuerdas algún momento en el que hayas dejado de hablar con tu mente? Es imposible tener pensamientos neutros. Tú crees en la dualidad, por esa razón te sientes separado del mundo que te rodea.
No veo cosas neutras.
  • ¿Eres capaz de describir un solo pensamiento que sea neutro? Si así fuese, tú mismo serías neutro y eso es imposible, por el simple hecho de que negaría tu verdadera Existencia. ¿Te alberga la duda al pensar? ¿Piensas que es blanco? ¿Piensas que es negro? La calidad de tu pensamiento participa en tu realidad. Tú decides qué pensar en cada momento. ¿Desaprovecharás ese poder?
No soy el único que experimenta los efectos de mi manera de ver.
  • ¿Acaso crees que la visión que te ofrece tus pensamientos tan sólo afecta tu propia realidad? ¿Acaso crees que tus pensamientos son privados y exclusivos? El verdadero pensamiento comparte la misma realidad, es eterno. El pensamiento erróneo es perecedero y temporal…, está basado en la ilusión de la separación. Niega la verdadera Esencia del Ser y se identifica con la transitoriedad del cuerpo.
No soy el único que experimenta los efectos de mis pensamientos.
  • Todos los Hijos de Dios, hemos sido creados como manifestación expansiva de Dios, nuestro Padre. Somos parte del Todo; somos semejanza de su Pensamiento. Entonces, ¿crees acaso que tu pensamiento al extenderse no influenciará al resto de la Filiación?  
Estoy decidido a ver.
  • Ya conoces cuál es tu poder. ¿Deseas cambiar el mundo? ¿Deseas poner fin a la tristeza, al dolor, al sufrimiento? ¿Qué harás? ¿Seguirás juzgando al mundo, al enemigo, al otro, a tu hermano? ¿Querrás cambiar a los demás, para cambiar tus circunstancias, o cambiarás la manera de verlos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada