viernes, 30 de septiembre de 2016

UCDM. Libro de Ejercicios. Lección 274

LECCIÓN 274

Este día le pertenece al Amor. Hoy no tendré miedo de nada.

1. Padre, hoy quiero dejar que todas las cosas sean como Tú las creaste y ofrecerle a Tu Hijo el honor que se merece por su impecabilidad; el amor de un hermano hacia su hermano y Amigo. 2De ese modo soy redimido. 3Y del mismo modo, la verdad pasará ocupar el lugar que antes ocupaban las ilusiones, la luz reemplazará toda oscuridad y Tu Hijo sabrá que él es tal como Tú lo creaste.

2. Hoy nos llega una bendición especial de Aquel que es nuestro Padre. 2Dedícale a Él este día, y no tendrás miedo de nada hoy, pues el día habrá sido consagrado al Amor.


¿Qué me enseña esta lección?

Elegir el Amor al miedo, esa es la voluntad a  la que dedico esta jornada, y me hago el firme propósito, de extenderlo para cada instante de mi existencia.

Elegir el Amor, me lleva a no ver la separación en las relaciones con los demás.

Elegir el Amor, me lleva a no ver el ataque y a no responder, al mismo, con el ataque.

Elegir el Amor, me lleva a no juzgar condenatoriamente a los demás.

Elegir el Amor, me lleva a no ver el pecado y, por lo tanto, a no sentirme culpable y justificar el castigo como la única vía de liberación.

Elegir el Amor, me lleva a perdonarme y a perdonar.

Elegir el Amor, me hace bendecir el cuerpo como un canal de comunicación, a través del cual, doy testimonio de la Verdad.

Elegir el Amor, me lleva a ver la inocencia en los demás y a ver el Rostro de Dios en cada uno de mis hermanos.

Elegir el Amor, me lleva a cumplir con mi función en el mundo, a ejecutar fielmente, el Plan de Salvación establecido por Dios.

Hoy elijo el Amor.

Ejemplo-Guía: "¿Cómo vas a festejar el día del Amor?

Hoy celebramos un día festivo, en el que nuestra voluntad se pone al servicio de la verdad, del Amor. Este día, no podemos confundirlo con el que el ego conmemora su deseo de posesión, a través de las relaciones especiales. Me refiero al día de San Valentín.

La respuesta a la cuestión que hemos planteado es personal e individual, pero, a diferencia de cómo enfoquemos nuestra mente, nos daremos cuenta de que tu respuesta y la mía, pueden ser muy distintas o prácticamente, semejantes. Todo dependerá si lo hacemos con nuestra mente egoica o con nuestra mente Crística. 

Si lo hacemos desde la mente Crística, el patrón común será el perdón, la más elevada expresión del verdadero Amor en el mundo del sueño.

Si lo hacemos desde la mente egoica, no existirá un patrón común, sino el contenido de una serie de gestos y cultos simbólicos a ídolos que esta sociedad venera celosamente.

Este es mi homenaje a este día que entrego al Amor.

  • Agradezco a Dios que forme parte de Su Mente, lo que me hace consciente de  lo que Soy.
  • Entrego mi voluntad, en manos de la Voluntad de Dios.
  • Cada instante, del nuevo día, lo vivo desde el presente. Cada instante es una oportunidad de ver las cosas de otra manera.
  • Hago consciente en mí, el poder de elegir.
  • Mis ojos no darán valor a lo corporal, sino que verá detrás de ese envoltorio, la inocencia y la impecabilidad del Espíritu.
  • Veo en mi hermano la proyección de mi mismo, por lo que no dejaré que mi juicio emita condena, ni desaprobación alguna.
  • Perdonaré todos y cada uno de los pensamientos, sentimientos y acciones que puedan privarme de la Paz de Dios.
  • Daré y recibiré.
  • No dejaré que el miedo, altere la quietud que me dispensa el ser consciente de lo que verdaderamente Soy.
  • Dejaré marchar todos los apegos y caminaré libre, para compartir con mis hermanos la esencia del Amor.

1 comentario: