martes, 20 de septiembre de 2016

UCDM. Libro de Ejercicios. Lección 264

LECCIÓN 264

El Amor de Dios me rodea.

1. Padre, estás delante y detrás de mí, a mi lado, allí donde me veo a mí mismo y dondequiera que voy. 2Estás en todo lo que contemplo, en los sonidos que oigo y en cada mano que busca la mía. 3En Ti el tiempo desaparece, y la idea del espacio se vuelve una creencia absurda. 4Pues lo que rodea a Tu Hijo y lo mantiene a salvo es el Amor Mismo. 5No hay otra fuente que ésa, y no hay nada que no comparta Su santidad, nada que se encuentre aparte de Tu única creación o que carezca del Amor que envuelve a todas las cosas dentro de Sí. 6Padre, Tu Hijo es como Tú. 7Hoy apelamos a Ti en Tu Propio Nombre, para estar en paz dentro de Tu eterno Amor.

2. Hermanos míos, uníos a mí en este propósito hoy. 2Ésta es la plegaria de la salvación. 3¿No deberíamos acaso unirnos a lo que ha de salvar al mundo y a nosotros junto con él?


¿Qué me enseña esta lección?


Si Dios no nos hubiese Creado, no existiríamos. Esta afirmación, puede ser interpretada como una verdad de Perogrullo, pero en realidad, en su sencillez, encierra un profundo mensaje, del que tenemos que tomar consciencia: El Amor de Dios se encuentra en todo lo que nos rodea.

Si Somos Hijos de Dios, somos, igualmente, portadores de su potencial creador. Tan sólo el Amor tiene la propiedad de Crear. Todo aquello que no haya sido creado con la Fuerza del Amor, está llamado a destruirse.

El Hijo de Dios, haciendo uso de su facultad divina, se escindió de la Fuente de Dios y fabricó una realidad paralela basada en la Ilusión. Esa otra realidad, es temporal y no real y ha dado lugar a la visión de la vida y la muerte.

Pero, el retorno a la Consciencia de la Unidad está trazado por el Creador. En verdad, no podemos escindirnos de la Fuente que nos ha dado la Verdadera Vida. En nuestras manos está encontrar el camino de regreso al verdadero Hogar.

Nuestra aventura por la densidad material, ha de permitirnos aprender a construir con Amor, a tomar consciencia, que la Unidad se encuentra presente en la Multiplicidad. Aprenderemos, que en cada rostro de nuestros hermanos, se encuentra el Rostro de nuestro Creador.

Ejemplo-Guía: "Viviendo el Amor"

Cuando me refiero al Amor, no estoy aludiendo a la pasión, a la emoción, al sentimiento, por una sencilla razón, el Amor es sinónimo de unidad, mientras que la pasión, la emoción y el sentimiento, da lugar a la visión de la separación.

¿Qué significa vivir el Amor? Para mi. más que un acto, es una condición, un estado de Ser, que nos lleva a vivir la vida desde la aceptación, desde la indefensión, desde la alegría, desde la abundancia.

A partir de ese "estado", se despliega un comportamiento inusual para el mundo que acostumbramos a experimentar, pues pone en entredicho, sin atacar, a todas las leyes que lo rigen y gobierna.

Vivir desde el Amor, significa vivir la Visión de Dios, es decir, vivir desde la certeza de que hemos recordado de que somos el Hijo de Dios y que formamos una unidad con todo lo creado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada