viernes, 19 de agosto de 2016

UCDM. Libro de Ejercicios. Lección 232

LECCIÓN 232

Permanece en mi mente todo el día, Padre mío.

1. Padre mío, permanece en mi mente desde el momento en que me despierte, y derrama Tu luz sobre mí todo el día. 2Que cada minuto sea una oportunidad más de estar Contigo. 3Y que no me olvide de darte las gracias cada hora por haber estado conmigo y porque siempre estás ahí presto a escucharme y a contestarme cuando te llamo. 4Y al llegar la noche, que todos mis pensamientos sigan siendo acerca de Ti y de Tu Amor. 5que duerma en la confianza de que estoy a salvo, seguro de Tu cuidado felizmente consciente de que soy Tu Hijo.

2. Así es como debería ser cada día. 2Practica hoy el final del miedo. 3Ten fe en Aquel que es tu Padre. 4Deja todo en Sus Manos. 5Deja que Él te revele todo y no te desanimes, pues eres Su Hijo.


¿Qué me enseña esta lección?

Diariamente, desde que despierto, mi primer pensamiento es para agradecer a Dios la oportunidad que me ofrece para dar testimonio, en el mundo, del Amor.

Le doy gracias por permitirme tomar consciencia de lo que Soy.

Hablo con Él, y le pido que tenga paciencia conmigo, pues aún cometo errores. En realidad, me doy cuenta, de que Él no aprecia mis errores, y que debo ser yo, el que perdone todos y cada uno de los juicios condenatorios que me aplico.

¡Hágase Tu Voluntad, Padre…, y dame luz para ver cuál es mi función en el mundo! Si he de compartir tus Milagros con el mundo, guía mis pasos allí donde deba otorgarlos en tu Santo Nombre.

En mi dialogo matinal, me fortalece llevar a cabo la siguiente plegaria:

“Estoy aquí únicamente para ser útil.
Estoy aquí en representación de Aquel que me envió.
No tengo que preocuparme por lo que debo decir ni por lo que debo hacer, pues Aquel que me envió me guiará.
Me siento satisfecho de estar dondequiera que Él desee, porque sé que Él estará allí conmigo.
Sanaré a medida que le permita enseñarme a sanar”.

A lo largo del día, procuro restablecer el dialogo. Siempre hay algún tema que me gusta compartir con Él.

Antes de ir a dormir, mi último pensamiento lo dedico para agradecerle la ayuda prestada.

Desde que practico esta comunicación con Dios y con el Espíritu Santo, mi vida  tiene otro sentido. Me siento protegido y en Paz, sabiendo que mi única función es Amar.


Ejemplo-Guía: ¿Cómo debo vivir cada día según las enseñanzas del Curso?



Es inevitable que todos, en alguna ocasión, a lo largo del estudio de las enseñanzas recogidas en Un Curso de Milagros, se haya hecho esta pregunta. Yo me encuentro entre los estudiantes que he deseado poder tener una guía clara que me ayudase en la tarea de saber cómo vivir el día a día, cómo actuar en cada ocasión.



Hoy, mi visión es distinta. He llegado a entender que lo verdaderamente importante no es el cómo, ni tan siquiera el "por qué " lo haces. El "cómo" exige la aplicación de una regla y, toda regla, es una limitación y un juicio. Detrás del "cómo" siempre existe un temor, y el temor es la expresión del miedo. Queremos conocer cómo hacer las cosas por temor a hacerlo mal. ¿Ves el juicio? ¿Ves la dualidad?



En cuanto al "por qué", siempre nos lleva a una creencia de necesidad, y la necesidad es una expresión de la escasez. Sabemos que esa creencia es fruto de la emoción del miedo al haber sido expulsados del Paraíso Terrenal, la tierra de miel y leche donde el Creador dispuso a Su Hijo. Por otro lado, el "por qué" está estrechamente con la culpa: "¿Por qué me ha pasado esto a mi?



¿Entonces qué guía debemos seguir para vivir según las enseñanzas del Curso?



La conciencia, se convierte en la riqueza atesorada por el ego. Experimentar, se traduce en la enseñanza más directa que nos puede ofrecer el mundo material. Conciencia es percepción. Conciencia es el estado previo al recuerdo de Dios, al recuerdo de lo que somos. Cuando se produce ese recuerdo, la vivencia produce un nuevo estado: la Consciencia.  Cuando buscamos respuestas al "cómo", estamos buscando conciencia. Cuando vivimos desde lo que somos, desde nuestra condición natural, desde el Amor, estamos manifestando Consciencia, o lo que lo mismo, la certeza de que somos un Ser Espiritual y no un cuerpo físico.



Si somos capaces de trascender el "cómo-conciencia", es decir, si dejamos de preocuparnos sobre cómo debemos hacer las cosas y en cambio, nos entregamos a la experiencia de Ser, entonces, lo que estamos haciendo es quitar todo el significado al "cómo", lo que da lugar a la expresión del "Cómo-Consciencia", o lo que es lo mismo, nuestras acciones son expresiones de Amor.



San Agustín, en una de sus famosas citas, expresó lo que quiero decir de una manera maravillosa:



"Ama y haz lo que quieras. Si callas, callarás con amor; si gritas, gritarás con amor; si corriges, corregirás con amor; si perdonas, perdonarás con amor. Si tienes el amor arraigado en ti, ninguna otra cosa sino amor serán tus frutos".

6 comentarios: